domingo, 15 de febrero de 2009

"El Día en que Nací" o "Nace como puedas 9 3/4"

El 6 de Marzo del año 1991 despertaba una mujer con ganas de ir al baño. En la siguiente media hora había ido ya seis veces al baño.

-Dioses, no paro. -Le decía a su hermana, que vivía en el piso de arriba.

-¡Loca! -Le gritó ella- ¡Vete al hospital, que eso es que estás rompiendo aguas!

-Puff, pues si no me lo llegas a decir ni me entero.

Ella y su marido se fueron camino al hospital... con tan mala suerte que pillaron atasco.

-Cariño, ¿podrás aguantar?

-¿Me compras un helado?

-¡Que estás de parto!

-Ah, sí, leches, es verdad... Para mí de fresa.

Al llegar al hospital una hora después, apareció el doctor.

-Usted tranquila, señora. Con mis años de experiencia tendrá un parto indoloro. De momento aguante.

-Tranquilo, que yo estoy aquí la mar de pancha. Ni me duele.

-¿En serio que no siente nada? ¡Es imposible! ¡Para una embarazada el día del parto es el más doloroso de su vida!

-Bueno, tanto como nada... Unas cosquillitas, tal vez.

Al entrar en la sala de partos, aquello parecía una fiesta: La señora, riendo; el doctor, gritando enfadado por la falta de seriedad; el marido, tan nervioso que salió a esperar fuera.

-¡Señora! ¡Le digo que le tiene que doler! ¡Ponga de su parte!

-Vale, vale, ya participo. ¡Ay, como duele! -Dijo con burla- ¡Sacarme esto! ¡Sácamelo! ¡Sáaaacamelo! ¿Así le vale?

Uno de los enfermeros que allí estaban de prácticas se desmayó.

-Anda lo que me faltaba... ¡Ya sale!

Mientras, fuera, en el pasillo, el marido esperaba. Pero estaba intraquilo. No por ser padre: oía un extraño ruido.

PUIG, PUIG.

Paró y miró atrás. No había nadie. Siguió andando.

PUIG, PUIG.

Miró a sus pies y descubrió... que se había olvidado de quitarse los plásticos que se ponen cuando entras a quirófano.

Un rato después, el bebé había nacido. Era niño y su madre lo acunaba tranquilamente con una mano. Con la otra se comía un helado de fresa.

-Si así a sido su nacimiento -Le dijo ella a su marido- imagínate como será su vida.

--------

Damas y caballeros: Mi madre tuvo razón. Mi vida ha sido una comedia a la que podríamos perfectamente llamar "Nace como puedas 9 3/4" o "Lex Movie". Por cierto, ya sabéis de quién he sacado mi forma de hablar y mis expresiones, ¿no? Ay, mamá, cuanto he aprendido de tí. XD

He decidido contar la experiencia de mi nacimiento (Es 100% real. Estaba grabado en video. Sobretodo la parte de "¿Me compras un helado?") ahora que mi cumpleaños está cerca. Aunque cumplir los 18 no es como lo cuentan. Todos dicen que es emocionante: la mayoría de edad, el coche, el dinero... Pero yo la verdad a la mayoría de edad no le veo ningún atractivo, odio los coches (Amaxtofobia) y dinero tengo de antes...

Sinceramente, me hizo más ilusión cumplir los 17.

Me despido no sin antes decir que, ya que hablamos de Italia y de los coches deportivos que robé allí, me debes aún un Porsche amarillo. Lo siento, tenía que parafrasear a Alice Cullen. No puedo evitarlo.

2 comentarios:

NiXlya dijo...

xDDDD
Joer, a mi nunca me han contado como nací ^^U, aunque la verdad nunca me ha interesado mucho xD
(lo único que se es que mientras nacía los doctores se preguntaban que iba a haber de almuerzo xD)

Bueno, yo siempre habia creído que "pasar a ser adulto" sería emocionante xD
pero al cabo de unos años ya ni quiero cumplir los 15 xD

mai dijo...

jajaja ya lo había leído XD Pero reirse otra vez no es malo -w- Tu madre es la mejor XD